-->
Portada del sitio » Nacional » Sicarios ofrecen servicios por correo electrónico en (...)

Sicarios ofrecen servicios por correo electrónico en internet

Sábado 29 de enero de 2011, por Guido Rosales Uriona - GRU


El costo por el trabajo tiene un tope de 5.000 dólares, pero el precio real se negocia de acuerdo con el “servicio” que contrate el interesado que, según el anuncio, es diverso: golpiza a un enemigo, asesinato a una persona indeseable, dejar en silla de ruedas a un sujeto, asustar a una pandilla que azota el barrio y el secuestro.

Sin embargo, este anuncio de los supuestos sicarios no es el único que se ofrece por internet en el país. En otras dos páginas web (frkis.blogcindario.com y www.anuncios1.com), otro grupo de asesinos a sueldo ofrecen sus “servicios” para matar gente, en los nueve departamentos de Bolivia.

Este periodista se hizo pasar como un cliente que necesitaba contar con los servicios de un sicario y envió un mensaje a uno de los correos electrónicos que aparece en las páginas web donde se ofrecen estos servicios. Sin embargo, no recibió una respuesta inmediata, por lo tanto, tampoco pudo corroborar que se trate de información fidedigna y veraz.

Al ser consultado sobre este hecho, el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, coronel Rosalío Álvarez, se mostró preocupado por los avisos colocados en las páginas web por los supuestos asesinos y anunció el inicio de una investigación.

“La FELCC no posee información oficial sobre la presencia de sicarios o asesinos a sueldo en La Paz. En 2010, tampoco se reportó un caso de homicidio donde existan pruebas que confirmen la participación de un sicario en el crimen”, aseguró el coronel Álvarez.

No obstante, en La Paz no es difícil conseguir un matón a sueldo para golpear, desfigurar o mandar al hospital a cualquier persona.

Según el testimonio de una fuente reservada experta en temas de seguridad, en la urbe se puede contratar a un matón por sólo 50 o 100 bolivianos, ya sea para golpear o asustar a la víctima.

El perfil de este sujeto es de un delincuente común, no usa arma de fuego, pero sabe cómo golpear al objetivo, acompañado, casi siempre, de otros bravucones.

De acuerdo con su explicación, a esas personas se las puede encontrar en cantinas de la avenida Buenos Aires, Villa Fátima, Cementerio y en los llamados “barrios chinos” de El Alto y La Paz.

Según su testimonio, no es lo mismo un matón que un sicario, ya que el primero es un delincuente común que, al no planificar minuciosamente el crimen que va a cometer, puede cometer errores y es casi probable que sea atrapado por la Policía.

Mientras que el segundo es un asesino profesional con conocimientos militares y policiales, es casi infalible y, sobre todo, es experto en el manejo de armas de fuego y ataque personal. “En Colombia y Perú existen escuelas irregulares donde se entrenan a estas personas, que casi siempre son jóvenes que trabajan en equipos de dos personas y se desplazan en motos para cometer el asesinato y huir”. Según varios reportajes periodísticos realizados en Perú, en el puerto del Callao, a media hora de Lima, los sicarios brindan servicios cuyos costos varían entre 300 y 1.000 dólares. Otros lo hacen por internet.

En Colombia, según un reporte policial del año pasado, los sicarios al servicio del narcotráfico asesinaron a 7.200 personas, lo que representó el 47 por ciento de los homicidios.

La extraña muerte de un ex policía

Si bien la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz asegura no poseer pruebas que confirmen que se haya cometido un asesinato el año 2010 a cargo de un sicario o un asesino a sueldo, los testimonios de los familiares de un ex policía muerto en circunstancias extrañas indican lo contrario.

La Prensa tuvo acceso al caso 4935/10 MP del Ministerio Público que archiva la muerte de un ex policía, cuyo nombre mantenemos en reserva. Según la necropsia del fallecido, el hombre murió por paro cardiorrespiratorio, entre el 4 y 8 de mayo del año pasado, en el interior de una habitación que alquilaba en una vivienda de la avenida Buenos Aires. Pero según los familiares, el hombre presentaba un surco equimótico alrededor del cuello, que hace sospechar que fue ahorcado.

Además, según los mismos testimonios, el ex agente del orden brotaba sangre de sus orificios nasales cuando falleció. Para los familiares, el hombre fue asesinado por un sicario profesional, ya que la víctima era propietaria de una joyería con objetos de valor de casi 100.000 dólares. Vivía solo, tenía dos hijos y no hubo testigos a la hora de su muerte. Los familiares desistieron de realizar una querella.

Un crimen por encargo en La Paz

El año 2002, acaeció un extraño crimen en el que el Director de una publicación de La Paz fue el principal sospechoso. Su chofer lo acusó de haberle pagado 13.000 dólares para eliminar a su esposa, que también trabajaba en el periódico y que murió cuando un artefacto explosivo detonó en la parte trasera de su vehículo.

El chofer involucrado, que fue acusado y acusador, dijo a la Fiscalía que con el dinero que le pagó su jefe, contrató a los sicarios que fueron quienes habrían puesto los explosivos en el vehículo de la señora. Al no existir pruebas contundentes en contra del Director del periódico, éste fue puesto en libertad por las autoridades.


P.-S.

La prensa

Ultimos Artículos