-->
Portada del sitio » Nacional » Amenaza del terrorismo cibernético

Amenaza del terrorismo cibernético

Martes 21 de abril de 2009, por Guido Rosales Uriona - GRU


Israel participa en el campo de la lucha por asegurar las redes. La guerra contra un enemigo sin fronteras que puede atacar en cualquier frente no es fácil y requiere una mejora en la seguridad tecnológica. La próxima generación de terroristas crecerá en un mundo digital que le proveerá las herramientas para irrumpir con un click a los sistemas de seguridad El uso de la computadora para fines terroristas (el llamado terrorismo cibernético) constituye una de las mayores amenazas y el reto más grande del siglo XXI en la sociedad moderna.

El terror existe desde comienzos de la humanidad; sin embargo, el ambiente en el que se lleva a cabo cambia en cada época, mientras que sus objetivos permanecen iguales. Las herramientas se renuevan con el paso del tiempo, los atentados se vuelven más complejos y son llevados a cabo por terroristas internacionales que cuentan con acceso a medios tecnológicos de avanzada. A medida que los países cimientan su infraestructura en redes inter computacionales en internet, se vuelven más susceptibles al peligro de que grupos terroristas invadan sus sistemas logrando dañarlos y hasta paralizarlos totalmente. Hay un amplio espectro de posibilidades de daño al sistema computarizado, desde irrumpir al sistema de los hospitales para borrar los datos de los enfermos hasta la posibilidad de alterar el abastecimiento de agua y electricidad al país entero. Hasta hoy ninguno de estos escenarios ha sucedido, y esto gracias al sistema de seguridad avanzado. Sin embargo, investigadores y expertos opinan que la cuestión del terrorismo cibernético es una bomba de tiempo y algún día explotará. Es difícil encontrar una definición al terrorismo que goce de la aprobación del público en su totalidad; el derecho internacional indica: ``El terror es la violencia en contra de un cuerpo o propiedad con el fin de atemorizar o alterar políticas. Y el espacio cibernético es una red de comunicación descentralizada, mundial, que se encuentra en un área computarizada’’. O sea, que el terrorismo cibernético es una combinación de ambas definiciones. Sus objetivos son los mismos que los del terror: atemorizar a la población y lograr el cambio de políticas.

La diferencia entre los tipos del terror es el medio usado para llevarlo a la práctica. En el terrorismo convencional los medios son tangibles (el secuestro de un avión, o una bomba en un autobús) y en el terrorismo cibernético se hace uso del internet, la red que une a las computadoras. El terror físico requiere de adquisición de armas adecuadas, uso de agentes que funcionen como terroristas suicidas, el movimiento ilegal entre fronteras. Todas estas actividades requieren de mucho tiempo, recursos humanos y monetarios. Mientras que el terrorismo cibernético no requiere de ningún esfuerzo físico. No hace falta salir de casa para realizar el acto de terror, basta una buena computadora personal y saber como irrumpir a los sistemas (hacking).

En el espacio cibernético actúan ``hackers’’, personas que estudian las complejidades de las computadoras con el fin de entender su funcionamiento y alterarlo. Algunos usan esta habilidad para crear productos, desarrollar la red de internet y mejorar la seguridad de la información con el fin de crear un mundo virtual más seguro. También hay ``crackers’’, que usan sus conocimientos para transgredir la ley, toman control de computadoras a través de la red, irrumpen sistemas de seguridad causando daños que en ocasiones resultan irreparables. Su ``modus operandi’’ más común es el caballo de Troya, virus y gusanos de computadora.

Usos terroristas del internet

1. Internet como medio propagandístico: el acceso simple, anónimo y global del internet permite a los grupos terroristas un escenario cómodo para actuar sin ser identificados. Usan la red para crear una guerra psicológica, hacen propaganda a su agenda terrorista, adquieren de fondos y miembros nuevos, dan a conocer las actividades de su organización y obtienen información sobre el enemigo. Estas actividades, aunque no se consideran actos de terror, sirven a éstos.

2. El ataque a páginas web: Las organizaciones terroristas usan la red para llevar a cabo ataques cibernéticos por medio de ``crackers’’ profesionales (en octubre de 2000, después de que jóvenes israelíes destruyeron las páginas del Hamás y Hezbollah, ``crackers’’ palestinos entraron a las páginas del Gobierno de Israel, entre ellas a las de la Knéset, del Ministerio de Defensa, de Relaciones Exteriores y al Banco de Israel llenándolas de virus).

3. La amenaza futura: la infraestructura cibernética está protegida por sistemas avanzados de seguridad; sin embargo, a medida que estos sistemas se hacen más complejos aumenta el peligro de irrupción. Razón por la cual los encargados de mejorar la seguridad de la información deberán trabajar sin cesar para mejorar la protección. Israel participa en el campo de la lucha por asegurar las redes. La guerra contra un enemigo sin fronteras que puede atacar en cualquier frente no es fácil y requiere de una mejora en la seguridad tecnológica. La próxima generación de terroristas crecerá en un mundo digital que le proveerá las herramientas para irrumpir con tan sólo un ``click’’ a los sistemas de seguridad. El hecho que la vida diaria se lleva a cabo en las redes hace del terror cibernético una amenaza real, cuyos resultados pueden ser tan serios como los del terror convencional o quizás aun peores.

* Fuente: Instituto Israelí para la Democracia.



Ultimos Artículos